El roscón de Reyes

Foto El roscón de Reyes

Conoces la historia del roscón de Reyes? ¡Te la contamos!

El roscón de reyes se come el día de los Reyes Magos, el 6 de enero, cuando se entregan los regalos de Navidad. Sin embargo, el origen de este pastel tiene poco que ver con las tradiciones cristianas, ya que es mucho más antiguo y tiene raíces paganas.

De hecho, fue durante el Imperio Romano cuando se creó el roscón de reyes para las fiestas del Saturnal en diciembre en honor al dios de la agricultura, Saturno. También fue el día de la libertad de los esclavos de Roma que se convirtieron en los amos y los amos obedecieron a los esclavos.

Se les servían pasteles de higos, dátiles y miel, en los que se escondían habas secas que representaban la prosperidad. Los esclavos que los encontraran en su parte serían libres por el día y serían tratados como reyes.

Esta tradición fue adoptada por el cristianismo en el siglo IV cuando la iglesia estableció el Día de los Reyes Magos en España.

Llegamos al siglo XVIII en el que, en España, fue el rey Felipe V quien introdujo trajo la nueva modalidad de introducir una moneda como premio (que con los años se cambió por una figurita de cerámica) a la vez que el haba en el postre se había convertido en un símbolo negativo.

En efecto, la leyenda dice que un cocinero, con ganas de contentar al pequeño rey Luis XV (sobrino de Felipe V), introdujo como sorpresa en el roscón una moneda de oro (algunas fuentes indicaban que fue un medallón de oro y rubíes).  Evidentemente, a partir de ese momento la moneda adquirió más valor simbólico que el haba, convirtiéndose en el premio deseado, mientras que nadie quería que le tocase la famosa legumbre.

A día de hoy, varias "sorpresas" se esconden en el interior del roscón de reyes: una figura de porcelana (o de plástico) y un haba. Él a quien le toca la figurita será coronado rey (o reina) y quien caiga sobre el haba tendrá que pagar por el pastel.

 

Comparte la noticia