Erizos, un bocado de mar

Foto Erizos, un bocado de mar

Si hay un alimento que realmente sabe a mar, ese es sin duda el erizo. Enero y febrero son los meses perfectos para disfrutarlos en los restaurantes en Jávea, eso sí, allí los llaman “bogamarins”.

Los erizos de mar, pariente de las estrellas, es una especie desconocida para muchos pero que esconde uno de los mejores manjares del planeta. La primera vez que se prueba uno de estos “bogamarins” la experiencia es inolvidable, tanto que seguro que no dudarás en repetir.

En estos meses son muchos los restaurantes en Jávea que ofrecen este manjar. La forma más habitual de comerlos, y también una de las más deliciosas es crudo con un chorrito de limón, acompañados con pan aunque también se pueden hacer salsas con ellos y aprovechar su potente sabor o prepararlos en unas deliciosas croquetas como los presentan en el restaurante en Jávea, Amarre 152.

Aunque es un alimento muy popular en toda la comarca de la Marina Alta y uno de las especialidades que encontrarás en las cartas de los restaurantes en Jávea, en el sur de la provincia de Alicante, y son prácticamente desconocidos en otras zonas, los erizos tienen una larga historia gastronómica, los griegos ya los consumían como aperitivos y los romanos los comían sazonados con vinagre, perejil y menta.

Los erizos, son parientes de las estrellas, tienen un caparazón cubierto de espinas que en su interior esconde 5 yemas, que se recogen con una cucharita, y que suelen ser de color rojizo o anaranjado. Como con los mariscos, los mejores suelen ser las hembras, aunque no se sabe seguro hasta que no se abren, las yemas de los machos tiene un color más rosa-blanquecino. Un pequeño para intentar adivinar su sexo sin abrirla es por el color de su caparazón, las hembras son más marrones mientras que los machos es más negro.  

Definir su sabor, cada yema es diferentes en cada erizo, hay quien dice lo califica entre dulce y salado, otros definen su sabor como a yodo, con una textura suave y cremosa. Además de sabrosos, los erizos de mar apenas tienen calorías y aporta poco hidratos de carbono. Tienen un alto porcentaje de proteínas y son una fuente de minerales importantes como hierro, fósforo, potasio y vitamina A.

Muchos expertos han llegado a compararlo con el caviar. Para Julio Camba, autor del libro El arte de comer, “al primero que uno se toma, la boca no se le hace simplemente agua, se le hace agua de mar”. Un sabor a mar que puedes disfrutar en los restaurantes en Jávea.  

Comparte la noticia